Campus Digital

Una alegoría de la paz

Comparte
Autor: M. Mercè Conangla / Jaume Soler

Una alegoría de la paz

Érase una vez un rey, gran aficionado a la pintura, que ofreció un premio al artista que pudiera plasmar mejor en 
un lienzo, el tema de «la paz perfecta», con el cual quena decorar su estancia favorita del palacio. Muchos pintores lo intentaron y el rey observó y admiró personalmente cada una de las obras que le presentaron, pero solo dos de los cuadros le parecieron adecuados. Y llegó el momento de escoger.  El primero representaba un lago muy tranquilo que parecía un espejo resplandeciente donde se reflejaban plácidas montañas tapizadas de verdor, cuyas cumbres se alzaban mostrando unas siluetas magníficas...

Descargar artículo