Campus Digital

Superar la envidia

Comparte
Autor: M. Mercè Conangla / Jaume Soler

Superar la envidia

La envidia es una emoción que todos hemos sentido en alguna que otra ocasión. Sentir envidia no tiene porqué ser negativo, pues ante esta emoción se nos presenta una oportunidad de crecimiento personal y de mejora de nuestra autoestima.

Cuenta la leyenda que una serpien­te vio a una luciérnaga y la em­pezó a perseguir. Esta huía con miedo de la feroz depredadora, pero la serpiente no pensaba desistir. Hu­yó un día, y la serpiente no desistió; dos dí­as, y la víbora seguía tras ella. En el tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga paró y le di­jo a la serpiente: 

- ¿Puedo hacerte tres preguntas?

- No acostumbro a hacerlo; pero, como te voy a devorar, pregunta -respondió la serpiente.

- ¿Pertenezco a tu cadena alimentaria? -pre­guntó la luciérnaga.

- No.

- ¿Te hice algún daño?

- No.

- Entonces, ¿por qué quieres devorarme?

- Porque no soporto verte brillar.

La palabra envidia proviene del latín "invi­dere": mirar con malos ojos. Todos la reco­nocemos. Nadie es ajeno a ella. Cuando nos miramos en el espejo de la envidia siempre nos parece que los demás tienen, o son, más que nosotros y nos sentimos frustrados.  Decía Ovidio: "La envidia hace parecer más abundantes las mieses de los campos ajenos y más rico en leche el rebaño del ve­cino"...

Descargar artículo